La mas linda, la mas hermosa del mundo

SinDisplay.com
Este es el único blog que reúne a la mayoría de los buques de nuestra marina mercante nacional. El propósito del mismo es recordar los buques de la Marina Mercante Uruguaya desde 1917 hasta la fecha. Buques anteriores a este año es posible encontrarlos en la web amiga Histarmar http://www.histarmar.com.ar/

Tomo el año 1917 como comienzo de esta obra por ser este el año en que se forma la Marina Mercante de Ultramar, estatal, hecho derivado de la incautación por parte del gobierno nacional de la época, de buques mercantes alemanes que se encontraban internados en el Puerto de Montevideo desde el inicio de la guerra en Europa, debido al peligro que suponía la navegación en aguas internacionales, incautación efectuada el 14 de setiembre de 1917. En todos los casos donde las fotografías fueron bajadas de Internet, se cita al autor y/ó página web

Si deseas proporcionarme datos ó fotos para publicar, sugerencias, comentarios, envíame e-mail a elponto2009@hotmail.com

Dedicado a Seba, Martin, Fran, y Juan.



martes, 8 de enero de 2013

F/B Argentina Cia. Argentina Uruguay de Navegación y Turismo S.A. 1940-1955

  Aún con el nombre Yosemite en el astillero Bethlehem. Colaboración Eduardo Sáez.

El F/B Yosemite  fue lanzado el 19 de octubre de 1922 y entregado a Southern Pacific el 25 de enero de 1923. Después de 16 años en la Bahia de San Francisco, La Compañía  Argentina-Uruguay de Navegación y Turismo S.A  compra al Yosemite por 70.000 dólares en 1939, y pagó a Bethlehem Shipbuilding  25.000 dólares para  modificar el ferry para llegar al Río de la Plata por sus propios medios. El transbordador pasó a llamarse Argentina con bandera nacional y equipado con un refuerzo estructural, las quillas nuevas, más combustible y tanques de agua, una radio y cuartos para una tripulación de 18 hombres. El capitán Eduardo M. Sáez de la Armada uruguaya zarpó de San Francisco el 16 de abril de 1940 en un viaje de  9,000 millas (15,000 km)  a Montevideo a través del Canal de Panamá. El viaje toma 90 días, se pensaba que era el más largo de cualquier ferry que operan bajo su propia propulsión.
  Después de servir algunos años en  la ruta a través del Río de la Plata, el F/B Argentina se convirtió en arenero según los datos aportados por la web Histarmar.

Argentina con bandera uruguaya  al parecer saliendo del astillero y preparado para el viaje oceánico con el rompeolas en la proa.  Photoships.
14 de julio de 1940 colaboración Fabian Iglesias.

Ferry Boat autopropulsado
IMO/LR 2222722
Señal distintiva CXAU
Casco Nº5316
Astillero Bethlehem Shipbuilding Corporation Ld. San Francisco, USA.
Eslora 66,1  Manga 12,8. Puntal 5,3. GT 1782. NT 1120.
Propulsión motor a vapor Llewellyn Iron Works, Los Angeles, USA de triple expansión, diámetro por carrera  19´ 32´ y 56´ X 86´ 3 calderas. Potencia 188 nhp, 1400 hp, velocidad 10 nudos. Propulsión final motor diésel MAK.
Capacidad 80 vehículos.
Buques gemelos San Mateo y Shasta.

Historial
1922 Lanzado el 19/10 como Yosemite.
1923 Puesto en servicio el 25/1 para Southern Pacific Golden Gate Ferries Ld.
1939 Vendido preparado para el viaje oceánico.
1940 Renombrado Argentina, Compañía  Argentina-Uruguay de Navegación y Turismo S.A, Montevideo, bandera uruguaya, ruta Colonia Bs.As.
1955 Vendido a la  Arenera La Platense de La Plata, de D. Bacchiega y L. F. Bertoldi, Argentina, mismo nombre.
1962 Transferido a la Compañía Fluvial del Sud, de D. Bacchiega y L. F. Bertoldi, mismo nombre.
2000 Transferido a Áridos de Campana S.A., mismo nombre.
Colaboración Fabian Iglesias.

El F/B Shasta, gemelo del Yosemite.

De la Revista Yatching, por J. Martinez Vazquez, 15 de Marzo de 1940.

 El cinematógrafo de actualidades tiene la virtud de acercarnos a muchos acontecimientos que pasan casi inadvertidos al periodismo no obstante su significativo interés. En busca de una impresión de la clásica regata oceánica Miami-Nassau, en la que siempre participa lo mejor de lo mejor del yachting norteamericano, me encontré con otra nota titulada "Un crucero hasta el Uruguay de 9.000 millas". El asunto, aunque tiene un origen puramente comercial, ha resultado una aventura deportiva, cuyos éxitos es difícil pronosticar. El principal actuante es el marino retirado Eduardo M. Sáez, de la República del Uruguay, quien hace muchos años también fue el principal actuante de otra aventura similar, cuando trajo para su gobierno un pequeño cañonero, desde Norte América. El barquito parecía más bien un tacho con una chimenea. Sus condiciones marineras eran malísimas, su radio de acción limitadísimo. Según nos dijeron entonces, más de una vez quedó al garete por haberse concluido el combustible, antes de llegar a los puertos de escala que tenía en su derrotero. Muchas otras veces estuvieron a punto de naufragar, pero la capacidad del capitán Sáez logró imponerse llegando a Montevideo, después de un penosísimo viaje en el que sufrió la tripulación toda clase da penurias. Ahora, entrado en años, pues creemos que hace tiempo dejó a popa el faro de los 60, el capitán Sáez vuelve a iniciar un viaje más largo y con una embarcación todavía menos adecuada para la mar. Se trata de un "ferry-boat" que hacía el servicio en la bahía de San Francisco, posiblemente entre la ciudad del mismo nombre y Oakland, servicio que actualmente ha sido anulado por el fantástico puente, hace poco inaugurado, que cruza la mencionada bahía. El ferry es la embarcación menos adecuada para efectuar el viaje que se ha iniciado. De poco calado y de una gran casillería, casi toda con ventanales, es el que podríamos llamar standard muy usado en ríos y "sounds". Destinado a llevar vehículos y pasajeros entre dos márgenes cercanas, es en realidad una gran balsa sobre la cual se ha hecho la casillería. Su construcción es completamente simétrica. Sus dos extremos son iguales, contando cada uno con un timón que queda fijo cuando hace de proa. La propulsión se efectúa generalmente a ruedas que se encuentran en el mismo centro del casco. Por lo que nos dejó ver el cinematógrafo, el barco que trae el comandante Sáez no se aparta de esas características principales y su conjunto está coronado por una alta chimenea. En cuanto al recorrido a efectuar es bravo. Toda la costa O. desde San Francisco está azotada por vientos frescos, habiendo unos famosos, pero de mala fama, del S. W. que si lo llegan a sorprender les hará pasar desagradables momentos. En la cercanía de Panamá posiblemente encontrará calmas. Una vez pasado el canal deberá afrontar de proa los alisios del N. E., que son fuertes, a veces demasiado fuertes, y teniendo en cuenta lo bajo de sus extremos es casi seguro que no podrá forzar máquina. Luego estos vientos lo tomarán por la banda. El descenso a lo largo de la costa del Brasil puede ser fácil hasta la cercanía del golfo de Santa Catalina. Desde esa latitud al Río de la Plata peligra encontrar pamperos serios, especialmente si llega en invierno. El hecho de que el viaje haya motivado una nota cinematográfica prueba por sí sólo que en el gran país del norte, donde están habituados a las cosas sensacionales, se ha considerado como algo extraordinario, lo que en efecto es. ¿Llegará el ferry a su destino? Hacemos fuerza para que así sea, porque la aventura tiene un alto sabor deportivo, rara vez manifestado entre los profesionales del mar. Aunque en la cinta solamente citan al comandante Sáez, nos han informado que en esta oportunidad está secundado por otro marino uruguayo, el comandante Dante Grolero, quien no sería difícil viniera al mando del barco. Un jefe uruguayo nos decía al respecto: "Naturalmente el ferry-boat ha sido preparado para afrontar la mar, habiéndose construido en la proa una especie de rompeolas, que si bien no evitará que esa parte tan baja embarque agua, amortiguará mucho los golpes y la entrada será disminuida. Este rompeolas es en forma de enrejado y su construcción, aunque original, no es una novedad.


Los trabajos en el astillero Betlhehem Steel Corporation consistieron en la creación de un rompeolas a proa,  fortalecer la superestructura del buque con gruesas maderas, cerrando todas las aberturas innecesarias, instalando además 2 tanques extras de fuel oil, tanque de agua potable, cabinas para la tripulación y trabajos en  2 quillas nuevas  por un total de US$ 25000 para una nave de 15 años de antigüedad que fue comprada en US$ 70000.
 El Argentina zarpó de la Bahía de San Francisco el 16 de abril bajo el mando del Capitán Eduardo Mario Sáez, retirado de la Armada Nacional y del Comandante Dante L. Grolero junto a 16 hombres veteranos de la Armada, que incluían un radiotelegrafista, inmediatamente después del visto bueno de la U.S. Maritime Commission.
El Capitán Sáez fotografiado en el puente del F/B Argentina. Colaboración Eduardo Sáez.

El Capitán Eduardo Mario Sáez en ese momento retirado hacia 2 años de la Armada con 36 años de servicio fue Agregado Naval en la embajada en Washington y ayudante de campo del Presidente Hoover y Roosevelt durante la Conferencia Panamericana en Montevideo cumpliendo una destacada trayectoria en Uruguay como marino, administrador, armador de buques y agente marítimo.
 Eduardo Mario Sáez falleció en el año 1971 con el grado de Capitán de Navío.

El viaje de entrega del ferry boat Argentina de 9000 millas a un promedio de 10 nudos de velocidad incluyó escalas en los puertos de San Pedro para bunker, Manzanillo en México, Colón en la zona canal de Panamá para bunker, vía Canal de Panamá al Océano Atlántico para arribar a Puerto España en Trinidad, Pará, Río de Janeiro, y finalmente Montevideo.
Diario El Debate, viernes 5 de julio de 1940, de mi colección.
Arenera Argentina, 1966, foto de Histarmar.



La Fundación Histarmar publicó recientemente en su página web un articulo de la Revista LIFE de la época al que se puede acceder en el siguiente enlace: http://www.histarmar.com.ar/InfGral/Aventura.htm

Más fotos de la hazaña del FB Argentina enviadas por el Sr. Eduardo Saéz.









Un especial agradecimiento a Eduardo Sáez, nieto del capitán, por la aportación del material exhibido en esta entrada del blog.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario